Preestreno de Sexo en Nueva York, primeras impresiones

Hola, chicas he dormido cinco horas pero no podía esperar ni un minuto para contaros las primeras impresiones del preestreno de ayer. Sólo puedo deciros que ¡¡me encanto!! es mucho más divertida que la primera entrega, Samantha está sencillamente perfecta y no puedes dejar de adorar a Carrie ni un segundo.






A nivel de moda no defrauda, Dior en el desierto y mucho Louboutin, quizá eche un poco de menos más referencias a los manolos. Aunque habrá que verla de nuevo, para ir fichando tranquilamente los looks de las cuatro. Comentar que Carrie está excesivamente delgada, en alguna ocasión da hasta un poco de grimilla.



La verdad es que iba un poco desanimada porque las criticas en Estados Unidos han sido devastadoras, será que soy muy simple, pero ayer el cine entero aplaudia.



Por último, comentar que estuvimos con las chicas de Chiquitas Piconeras que son encantadoras y nos los pasamos genial. Bueno pues de momento no digo nada más sólo que ¡TENÉIS QUE IR A VERLA YA!

CONVERSATION

19 comentarios:

  1. Gracias por comentarnos tan rapido el preestreno !! que ganas de verla que tengo ya !!

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que las fotos prometen!!
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  3. envidia,envidia,envidia....pero de la mala eh? no de esa buena...que envidia me dais!

    ResponderEliminar
  4. Todavía sigo con la curiosidad por saber por qué has ido al preestreno ;P
    Yo estoy deseando verla mañana! :)

    ResponderEliminar
  5. Egoitz Azcona fuimos a un pase especial de la revista Elle.

    Nos encantó de verdad que nos encantó, tuvimos un momento grupie con aplausos incluídos jejejeje.

    Samantha es genial y no me cansaré de decirlo.

    besos besos

    ResponderEliminar
  6. Que bien lo pasamos ayer.
    El tiempo creo que se paro,pues cuando acabo la peli no nos podiamos creer que fueran las 12,30.
    La veremos de nuevo seguro.jaja!

    Muchas gracias chicas por traernos y por ser tan majas.
    UN beso
    Vero Y Lola.(chiquitas piconeras)

    ResponderEliminar
  7. HOOOOOOOOOOOOOOLA !!! MUCHAS GRACIAS POR TU COMENTARIO EN ONLY...NO CONOCIA TU BLOG !! QUE PLANTILLA MAS CHULA TIENES,ME ENCANTA, DE DONDE ES????? AY QUE BIEN QUE TE HAYA GUSTADO LA PELI Y SABER QUE EL CINE ENTERO APLAUDIÓ ES MUY BUENA SEÑAL. HE SIDO FAN DE CARRIE DESDE LOS PRIMERISIMOS CAPITULOS Y LA 1ª PELI LA HABRE VISTO MIL VECES... Y SIGO LLORANDO CADA VEZ QUE CARRIE SE QUEDA PLANTADA EN EL ALTAR... DESEANDO DE VERLA ESTA TARDE CON TODAS LAS BLOGGERS !!!! TE SIGO A PARTIR DE HOY,VALE? UN BESOTE MUY GRANDE Y NOS VAMOS CONOCIENDO... FELIZ FIN DE SEMANA. MUAK !!!

    ResponderEliminar
  8. estaba deseando leer vuestras impresiones. mil gracias por comentar. no dejéis de seguir dando opiniones sobre la peli y los detalles estéticos, porque están marcando tendencia en casi todos los medios. besitos

    ResponderEliminar
  9. Es una pelicula horrible, no habra 3 parte

    ResponderEliminar
  10. Era de esperar que el éxito de "Sexo en Nueva York: la película" llevara a una secuela, en especial si se considera que dar continuación a un entramado como el de semejante producción (peligrosamente cercana a la telenovela) no supone tanta dificultad como el de, no sé, cualquier otra serie de la televisión en general y de la HBO en particular. Lo que ya resulta algo más sorprendente es que nadie haya corregido en "Sexo en Nueva York 2" los errores en los que ya caía su predecesora, criticados incluso por los seguidores no fatales (eso es, con un cociente intelectual suficiente como para saber mirar algo más allá de los zapatos de la Bradshaw) del producto televisivo original.

    ResponderEliminar
  11. Nada más lejos: Michael Patrick King (que vuelve a escribir, dirigir y producir) reincide e insiste casi con chulería en las mismas manías, vuelve a arremeter con una eterna sucesión de vacuas pijadas, ridículos gags trasnochados y una absoluta falta de chicha que hacen de las dos horas y media de "Sexo en Nueva York 2" un auténtico sufrimiento en su definición más literal. Un bodrio de desmesuradas proporciones que enerva y ofende a partes iguales tanto por su pasmosa ausencia de argumento como por sus discursos de carácter machista, homófobo, esclavista y, y esto es nuevo en relación a la primera entrega, racista.

    Toca hablar, una vez más, del falso feminismo que el fenómeno social al que nos referimos ha generado. Un feminismo que se las da de autosuficiente hasta el punto de despreciar al sexo opuesto, pero que a la hora de la verdad no puede vivir sin la proximidad de una cadera masculina, bien sea por la necesidad de un buen par de genitales como de un monedero que vaciar en Dior o Chanel.

    ResponderEliminar
  12. Las cuatro mujeres que componen el grupo protagonista, Carrie a la cabeza, son las máximas abanderadas de tan adelantado credo, aunque todas ellas se encuentren más bien en un limbo atemporal en el que no tienen claro si el tren ha pasado ya. Tres están casadas (dos con hijos) y la otra ronda los 50, momento, el de todas ellas, para pensar si tal vez iría siendo hora de sentar la cabeza y dejarse de extravagancias lujosas, juveniles e independientes (ojo, siempre con el billetero del marido mediante, se entiende). Aprovechando las circunstancias en que se encuentran, el guión parece centrar su mira en las crisis de edad y/o de matrimonio que les toca sufrir, y digo parece porque todas son rápidamente arrinconadas en favor de los ya manidos devaneos sexuales de una, ataques de nervios de otra, y enfermedades compulsivas relacionadas con zapatos de la de más allá...

    A King le interesa bien poco la evolución de sus personajes, para él el tiempo se detuvo en 1998 (cuando empezó la serie) y por mucho que intente negarlo con ese ridículo juego de flashbacks iniciales, su única obsesión son los trajes, el glamour y la condición casi divina que adquiere un cuarteto, que por su desmejorado aspecto casi podría asemejarse a ciertos jinetes bíblicos. Ni canto a la eterna juventud, ni efecto Peter Pan: Carrie, Samantha, Miranda y Charlotte empiezan a estar cadavéricas, y saber tanto de sus carnes comienza a ser tan grotesco como increíble resulta que sigan interesando a todo hombre que se cruce con ellas. De cuento de hadas, se ha pasado a parodia ridícula sin que nadie se haya querida dar cuenta.

    ResponderEliminar
  13. Tales sensaciones comienzan bien temprano, con la cacareada boda gay encargada de abrir funciones. Se trata de veinte minutos de bochorno, un sinfín de bromitas ¿autoparódicas? tan denigrantes para la sociedad homosexual (aunque seguramente sea ésta quien más lo aplauda) que no tardan en darle la vuelta a la tortilla y convertirse en un abierto mensaje en contra de la misma, como si el proprio director se arrepintiera de su sexualidad. Y que culminan con el asesinato artístico de todo un mito cinematográfico como es Liza Minnelli. Verla emular a Beyoncé es lo último que puede verse en esta vida, y eso que ocurre al principio de la película.

    Después, la cosa se mueve entre las pullas a los convencionalismos de los matrimonios, la eterna figura de la niñera cachonda y los celos que suscita, el apetito sexual de las mujeres pre-menopáusicas que ven a los hombres como cachos de carne pegados a un miembro (y así son retratados en el film), clichés de todo tipo (ojo al cameo de Penélope Cruz, de cuyos españoles labios salen las palabras “vino”, “siesta” y “paella” en una sola frase) y gags de muy mal gusto que componen un mosaico de lo peor del sexo femenino. Semejantes hienas hambrientas son las que los machistas más trogloditas emplean como ejemplo para justificarse, de ahí que un servidor no acabe de tener demasiado clara la verdadera misión de “Sexo en Nueva york 2” (y por extensión, de toda la saga).

    ResponderEliminar
  14. De todos modos, tanta dudosa moralina queda rápidamente eclipsada por el nuevo tema introducido en la serie: el racismo.

    Porque como bien sabrá quien haya visto el trailer, el gran atractivo de la cinta pasa por el viaje de las cuatro a Abu Dhabi, un viaje que a nivel argumental podría haber servido para encontrarse a sí mismas, pero que como era de esperar, tan sólo es una excusa para descubrir aún más del glamour y las manías (psicóticas) de Carrie y compañía.

    Lo mismo que ocurre por las calles de Manhattan pasa pues por los desiertos de los Emiratos Árabes (donde casualmente, se encuentran todos los machos alpha del planeta: véase el grupo de jugadores de rugby australianos que tan sólo exhiben sus cuerpos y gritan monosílabos al unísono), pero ¡oh! con las costumbres y religiones no occidentales hemos topado. Haciendo gala de la total ignorancia con la que el resto del mundo cree que cuentan los estadounidenses, las nuevas chicas de oro se pasan por el forro toda ley (escrita o tácita) de la cultura en la que se ven metidas.

    ResponderEliminar
  15. De acuerdo con que cada uno puede tener la idea que quiera de una sociedad anclada en el pasado donde las mujeres lleven burka y los hombres son amos y señores, pero una película destinada a las grandes masas no puede exhibir tamaño insulto a los principios de una sociedad entera, y pretender marcharse de rositas.

    Y sin embargo, eso es lo que ocurre con todos los problemas a los que debe hacer frente el heróico grupo protagónico: da igual que se pierda un pasaporte, que se realice un escándalo público en una ciudad tan represiva o que se confiesen los peores pensamientos que una madre puede tener (sí, también las mujeres que han sido madres tendrán elementos para la queja). Al final todo se arregla con un chiste, un rabo de mayor tamaño o unos zapatos nuevos.

    Sólo en el universo de “Sexo en Nueva York” una mujer puede cometer una infidelidad y recibir, como castigo, un anillo más grande que el anterior. Y lo peor de todo es que el público, en vez de responder con insultos ante tales ataques a la inteligencia, exclama un sonoro “ooooh” y se emociona al ver brillar dicho pedrusco. En otras circunstancias, la cosa podría pasar, y todo quedaría en acercar al público femenino a una vida de ensueño cargada de moda, fashion, fiestas y compras con amigas.

    Pero es que “Sexo en Nueva York 2” ya no es sólo una mala, muy mala película. Es un verdadero problema social a erradicar lo antes posible.

    ResponderEliminar